Asesinan de una puñalada a joven en Barranquilla

El primer homicidio del 2018 que se conoce en Barranquilla fue a las 5:20 de la madrugada de este lunes primero de enero, Duman Enrique Pacheco Gualtero, de 22 años, estaba celebrando el Año nuevo con su papá y unos amigos, diagonal a su casa, en la calle 76 con carrera 17C, barrio Los Cedros,  cuando murió por una puñalada en el hombro izquierdo. “Él estaba tomando con mi papá cuando pasó Gilmar haciéndole señas como si fuese a sacar una navaja”, comenta Valerie Pacheco, hermana de la víctima.

“Él como que venía con el hecho pensado de matarlo. Sacó la navaja y le pegó una puñalada. Mi mamá me dijo que él estaba pesado, que saliera a ver. Abracé a mi hermano y le dije a Gilmar que lo dejara en paz, lo abracé y me tiró una puñalada a mí. Traje a mi hermano y lo recosté en la reja”, agrega Valerie, agitada por el llanto. “Le dije: Ya quédate quieto, quédate quieto, mira cómo está, y encerré a mi hermano en la casa. Ahí se me estaba desangrando”.

Pacheco Gualtero falleció en la Clínica Los Almendros, aunque en un principio en el centro asistencial indicaron que la herida era superficial. “Primero me dijeron que no era grave, pero se puso mal y lo intubaron. Después me dijeron que estaba muerto”, llora Valerie.

A Gladys Gualteros, madre de Duman, le cuesta hablar. Recuerda que su hijo trabajaba instalando cámaras de seguridad y que era padre de dos niños de dos años.

Gilmar Orellano Ruiz, de 21 años, fue detenido por las autoridades en la calle 73A con carrera 16B, por ser el principal sospechoso del homicidio de Pacheco.

 

Cortesía de El Heraldo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: