Hoteles del amor

En Japón se cuentan por miles. Los hay para todos los gustos. Sus habitaciones se alquilan por horas. Este es un retrato por las fantasías más comunes de la sociedad nipona.

Recepción del hotel Sara Sweet, en Tokio.
1Recepción del hotel Sara Sweet, en Tokio.Albert Bonsfills
Catálogo de vestidos y disfraces eróticos del mismo establecimiento.
2Catálogo de vestidos y disfraces eróticos del mismo establecimiento.Albert Bonsfills
Habitación del Sara Sweet, en Tokio.
3Habitación del Sara Sweet, en Tokio.Albert Bonsfills

El hotel Sara Sweet ofrece, entre otros servicios, disfraces de colegiales.
4El hotel Sara Sweet ofrece, entre otros servicios, disfraces de colegiales.Albert Bonsfills
Yuki, de 25 años, y Naoko, de 28, practican sexo en el hotel Sunreon, en el famoso barrio de Shibuya.rn
5Yuki, de 25 años, y Naoko, de 28, practican sexo en el hotel Sunreon, en el famoso barrio de Shibuya.Albert Bonsfills
Entrada del hotel Ai, considerado uno de los templos del sadomasoquismo en Japón.
6Entrada del hotel Ai, considerado uno de los templos del sadomasoquismo en Japón.Albert Bonsfills
Máquinas sadomasoquistas del hotel Ai (Tokio).
7Máquinas sadomasoquistas del hotel Ai (Tokio).Albert Bonsfills
Cruz en aspa para practicar sadomasoquismo en el hotel Ai.
8Cruz en aspa para practicar sadomasoquismo en el hotel Ai.Albert Bonsfills
Detalle de unas piernas en una de las habitaciones temáticas del hotel Sara.
9Detalle de unas piernas en una de las habitaciones temáticas del hotel Sara.Albert Bonsfills
Varios clubes de alterne en el barrio de Shinjuku.
10Varios clubes de alterne en el barrio de Shinjuku.Albert Bonsfills

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: