Se cumplen 5 años de la muerte del Cacique de la Junta

El 22 de diciembre de 2013 los medios nacionales se paralizaron al conocer la impactante noticia sobre la muerte de ‘El Cacique de La Junta’, Diomedes Díaz, quien fue encontrado sin vida en su casa ubicada en el barrio Los Ángeles, Valledupar.

De acuerdo con la información que se dio a conocer,  cuando el artista se encerró en su cuarto a dormir, su cuerpo sufrió daños y alteraciones cardiovasculares que le causaron una “muerte natural”.

Cinco años después de la partida del mayor representante de la música vallenata, el país aún conserva las raíces de sus canciones y lo mantiene vivo en las distintas melodías que ambientan todo tipo de celebraciones en diferentes zonas de Colombia.

Aunque la muerte del cantante tomó por sorpresa a millones de personas, su legado musical en la industria colombiana se mantiene intacto gracias a la fuerte influencia que generó con sus temas románticos, tradicionales, alegres y populares.

De acuerdo con algunos testimonios que recogió El Heraldo precisamente para estas fechas, cientos de fanáticos del intérprete de ‘Caracoles de colores’ aún tienen presente la ausencia de su ídolo musical, pues “no han podido superar” lo que sucedió años atrás.

“Ese era un grande del folclor, el mejor artista. Quienes seguimos a Diomedes no hemos podido superar su muerte”, expresó el abogado Cristian Torres al medio barranquillero.

Para cientos de seguidores del fallecido cantante el 22 de diciembre se ha convertido en una fecha memorable e importante donde se conmemora con profundidad, alegría, nostalgia y sentimiento la huella que dejó este artista en la sociedad colombiana.

“Esta fecha me llena de tristeza, pero también de alegría por ver a tanta gente que sigue cantando sus canciones y que lo acompañan en su tumba”, indicó Elver Díaz, hermano menor de Diomedes.

Es importante destacar que Diomedes Díaz presentó varias recaídas de salud semanas antes de su muerte. De acuerdo con los detalles que se dieron a conocer respecto a los sucesos previos al fallecimiento del guajiro, todo indica que desde la última presentación que dio en Barranquilla horas antes de llegar a su casa en Valledupar, el cantante venía presentando incomodidad y bajones en su estado de salud, por lo cual tuvo que terminar el show sentado.

Aún en el 2018, Diomedes Díaz sigue vivo en millones de personas que reviven su espíritu durante las épocas decembrinas para brindar un homenaje a esa emblemática voz que le dio potencia al vallenato dentro de la cultura colombiana.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: