Líder espiritual uso blanqueador para curar el Sida y otras enfermedades

Una investigación entre periodistas ingleses y norteamericanos expuso la red de beneficencia que ha dado un líquido clasificado como tóxico por la FDA a 50.000 ugandianos, incluyendo niños y recién nacidos.

Un pastor norteamericano, llamado Robert Baldwin, y un clarividente inglés han creado una extensa red de beneficencia en Uganda, repartiendo una supuesta cura milagrosa para enfermedades como el VIH, la malaria, el cáncer y otras enfermedades, reveló el diario inglés The Guardian. La cura, que el pastor reparte bajo el nombre de “solución mineral milagrosa” (MMS, en inglés) es en realidad dioxido de cloro, un poderoso blanqueador industrial usado ampliamente por la industria textil.

Este líquido ya ha sido prohibido en países como Canadá, España, Irlanda y en Reino Unido y Estados unidos su uso tiene serias restricciones. De consumirse, puede causar vómito, diarrea e incluso la muerte, debido a los bajos niveles de presión arterial que puede provocar el líquido al deshidratar el cuerpo, ha advertido la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

La denuncia del diario inglés revela que hasta la fecha, la extensa red del pastor Baldwin ha hecho tomar esta sustancia a por lo menos 50.000 personas en Uganda, incluyendo niños y bebés menores a los 14 meses.

Para lograrlo, Baldwin construyó una extensa red de colaboradores en el país, que incluyó a 1.200 pastores quienes fueron “entrenados” para administrar la supuesta cura a sus feligreses. El pastor prometió regalar smartphones a aquellos clérigos más comprometidos con el programa.

Para burlar a las autoridades del país, Baldwin estaría importando los dos componentes básicos del dioxido de cloro –clorito de sodio y ácido cítrico– desde China. Además, le confesó a Fiona O'Leary, una activista contra los engaños médicos que se hizo pasar por periodista independiente, que para evitar ser bloqueado usaba eufemismos para promocionar su supuesta cura milagrosa.

“No queremos llamar la atención", dijo durante la llamada, según The Guardian. “Cuando llamas la atención sobre MMS, corres el riesgo de tener problemas con el gobierno o con las compañías farmacéuticas. Tienes que hacerlo con bajo perfil. Es por eso que empecé el programa a través de la iglesia”.

Su iglesia, que lleva el nombre de Global Healing, promociona el líquido en su página de Facebook usando eufemismos como “agua bendita”. Baldwin le confesó a la activista que lo hacían para evitar que los algoritmos de la página bloquearan el contenido.

Además, dijo que había escogido este país africano, en donde más de un tercio de la población vive en condiciones de extrema pobreza, porque allí, a diferencia de los países industrializados, las regulaciones y controles eran mucho más laxos. “Así podemos trabajar en libertad”, señaló.

¿Quién paga por todo?

Para financiar sus pruebas, el pastor se alió con un clarividente inglés llamado Sam Little. El joven de 25 años le dijo a The Guardian que para financiar sus actividades ha hecho “inversiones” (aunque no especificó en qué) y ha recibido donaciones.

Little asegura que la “cura milagrosa” curó el cáncer de alguien en su familia, aunque no especificó a quién. “Comencé a investigar en línea y vi más y más videos de personas curándose. Fue entonces cuando decidí probarlo yo mismo en malaria y viajé a África”, dijo.

Y es que el MMS no es algo nuevo. En 2006, un hombre que se atribuye a sí mismo 200 inventos llamado Jim Humble, se auto publicó un libro llamado The Miracle Mineral Solution of the 21st Century, en donde supuestamente reveló cómo este líquido milagroso podría revolucionar el mundo.

Del libro nació una boyante industria que incluye DVD’s, nuevos libros, donaciones y, por supuesto, el supuesto milagro líquido. Sin embargo, los casos de enfermedades y muertes causadas por el MMS no tardaron en aparecer. En 2008 una mujer canadiense de 60 años tuvo que ser hospitalizada por su consumo continuado del líquido. En 2009, una mujer mexicana falleció 12 horas después de consumirlo para “prevenir” la malaria. Ya ha habido casos judiciales en Australia, Estados Unidos y España que han condenado a vendedores del líqiuido tóxico y no apto para el consumo humano.

Little asegura que ya ha hecho curaciones milagrosas a nueve personas en Uganda,quienes supuestamente se curaron de malaria en las dos horas siguientes del consumo del líquido. Aunque hay un video de estas personas consumiendo la sustancia, no hay datos que respalden la afirmación de que están sanos. Por su parte, un representante del ministerio de Salud de ese país, Emmanuel Ainebyoona, dijo que “Estamos investigando las actividades de estas personas. En la profesión médica, no haces publicidad cuando curas a las personas”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: